Receta casera para vaciar las anales

Los sacos anales tienen unos pequeños poros, a ambos lados del esfínter anal, más o menos como a las 4 y las 8 de un reloj.

Se vacían de forma natural cuando el animal defeca (todos sabemos que marcan con la orina, pero… sabíais que también lo hacen con las heces?) o en situaciones de estrés.

Tiene un olor horrible, como a pescado podrido, tan horrible como único… Es como su DNI, por eso se conocen oliéndose los culetes.

Cuando eran animales salvajes se cree que no tenían esta dificultad, porque al ingerir partes no digestibles de sus presas, como la piel con pelo, hacían la función de arrastre.

En muchas ocasiones el vaciado no es correcto, por falta de fibra en su dieta, consumo de determinados fármacos o presencia de intolerancia a algún alimento.

Hoy voy a compartir con vosotros una receta casera para vaciarlas de manera natural.

La receta es original de Phivo Chistodoulou, que ideó esta forma fácil y económica de mantener sus sacos anales perfectos.

Consiste en utilizar la cáscara de psyllium mezclada con algún líquido que le aporte buen sabor, podemos utilizar el caldo de huesos, o un fumet muy rico, agua de coco, kefir de cabra… O incluso agua solamente, si el perrín no es muy exigente con los sabores.

Se mezcla el polvo de psyllium con unas 10 veces la misma cantidad de líquido, y se puede ir añadiendo un poco más hasta conseguir una consistencia tipo blandiblub, o sea, como una pasta.

Durante un par de días, se le da en lugar de la cena. La cantidad aproximada es como una taza para un perro grande, media para uno mediano y 1/4 de taza para uno pequeño…

Y problema solucionado!!!