Bañoterapia

Un perro sano, con una piel normal, ha de bañarse como mucho una vez al mes. 

Pero, si la piel está sufriendo una patología, aquí nos olvidamos de la protección, el manto graso, y todo lo demás. 

¡Es necesario romper con tópicos y bañar, bañar, bañar!!!! 

¿Si le pica porque es atópico?  Bañar rebajará la penetración de alérgenos. 

¿Tiene una infección bacteriana? ¿Parasitaria?

En cualquier caso, se produce el efecto dilución y se rebaja la cantidad de patógenos presentes en la superficie cutánea.

Si además se hace bien, con agua tibia, a unos 25°, y con un champú adecuado para el problema que esté sufriendo, la bañoterapia se convertirá en una parte fundamental de la estrategia para volver a tener una piel sana.

Aplicar un par de jabones, dejando actuar el segundo durante unos minutos y haciendo un buen masaje con hincapié en las zonas más afectadas.

El baño se convertirá en un momento placentero y hasta puede que termine por gustarle…